Los Mirones son de Palo

Los Mirones

miron

 

 

             

 

 

Los Mirones son de Palo

Por el Cuchi

Un letrero reza: “Se vende cuchi grande, para carnitas y chicharrón. No me desprecien por ser marrano”.

Hablando de marranadas, del arcón de los recuerdos surgió el nombre de Tomás Santiago Félix, quien recientemente fuera alcalde de Donato Guerra, por una deuda de 12 millones de pesos, no salió del OSFEM o de la Contraloría, instituciones que parecieran estar enfangadas con los hermanos del Cuchi, sino de las decenas de proveedores que siguen acudiendo a cobrar lo que no se les ha pagado, según sus propios reclamos.

Lo más puerco –diría El Cuchi – es que en las oficinas del Ayuntamiento, se le informa a los proveedores que según obra en documentos, esos adeudos fueron cubiertos por el mismo Tomás Santiago.

La marranada, es que esos mismos documentos dieron por concluidas obras que realmente se quedaron en proceso, y más específicamente en las comunidades Xilostoc, Rancherías, San Martín Hidalgo y Mesas Altas, por citar algunas.

Mientras los proveedores ensayan sus mejores imprecaciones contra la administración municipal, pues para ellos alguien les tiene que pagar, los habitantes de esas comunidades recuerdan en medio de un maremoto de anatemas e insultos al otrora alcalde, Tomás Santiago Félix. En donde se perdió el puerco, como diría “El Cuhi”.

Irad Mercado debe lana

Ya que estamos en el fango de las miserias morales, El Cuchi nos evoca la memoria del reciente ex diputado local, y ex alcalde de Calimaya, Irad Mercado Ávila, a quien el OSFEM le exige la restitución de 22 millones de pesos, derivado de observaciones resarcitorias, pues no pudo comprobar presuntos desvíos en las auditorías que la institución le practicó, durante su gestión como presidente municipal.

El otrora hombre público, está perdido en el anonimato, para no dar explicaciones sobre esos 22 millones de pesos, ha de pensar que somos envidiosos, pero a la luz de la verdad, de ser cierto las versiones del OSFEM, sería altamente positivo que Irad Mercado restituya ese dinero, pues son recursos del pueblo.

Con esos antecedentes, es de suponer que el ex diputado y ex alcalde priista, ya no aspire a ningún cargo de representación popular, hasta en tanto no se aclare dónde quedó la millonaria suma de pesos.

Tenango del Valle

El Cuchi, muy en lo suyo, se desplaza por el fango con mucha pericia, por eso nos puede hablar de distinguidos personajes, como el ex presidente municipal de Tenango del Valle, Víctor Manuel Aguilar Talavera, sobre quien pesa una acusación por un presunto desvío de 150 millones de pesos.

Lo más irónico, dijo el Cuchi, es que el interfecto actualmente es director general de Planeación,  Seguimiento y Evaluación del Secretariado Ejecutivo del Sistema Estatal de Seguridad Pública, como si no existiera la denuncia por el supuesto desvío. Ante estos acontecimientos, El Cuchi ya ve como sus hermanos al OSFEM y a la Contraloría.

Esta situación ha puesto en predicamento al presidente actual de Tenango del Valle, José Francisco Garduño Gómez, pues tiene que pagar a la Comisión Federal de Electricidad, una deuda de un millón 796 mil pesos, y el plazo para cubrir el adeudo es perentorio.

¿Sabrá Víctor Manuel Aguilar Talavera lo que ha provocado? O como dicen los grandes las porquerías: “Poco o nada me importa”, por cierto, desde este modesto espacio, le enviamos un saludo al líder moral de los desfalcos, Aarón Urbina Bedolla, alcalde y propietario de Tecámac.

Además El Cuchi se pregunta si José Francisco Garduño tendrá los tamaños para denunciar a su antecesor, o va aguantar “vara”, como mandatan los cánones en política, aunque tenga que esconderse para no enfrentar la vergüenza de que le anden cobrando por las deudas que le dejó Víctor Manuel Aguilar. Si se faja los pantalones, entonces, verdaderamente empezará una nueva era para Tenango del Valle. Ojalá y no quede en pura fanfarronería, receto El Cuchi.

Ley Atenco

Ya para salir de la zahúrda, no podemos despedirnos sin mandar un saludo a Juan Manuel Zepeda Hernández y a Javier Salinas Narváez, coordinador y subcoordinador de la bancada perredista en el Congreso local, respectivamente, quienes se están escondiendo en la rectificación de Eruviel Ávila Villegas, respecto a la Ley que Regula el Uso de la Fuerza Pública en el Estado de México, luego que el CEN del PRD les metió una regañiza por haber aprobado la Ley Atenco.

Si en algo aprecian a sus asesores, sería bueno que estos experimentados diputados, escuchen antes de tomar esas aberrantes decisiones.

Hasta aquí de marranadas y desalientos, mientras desciframos cuál es el juego de Eruviel, que primero promueve una ley y luego la pone en entredicho.

 

Copyright © 2015 La Voz del Estado de México. Todos los derechos reservados.
Desarrollado por GrupoDZ Networks
Login